Alanis Morissette y su lucha contra la depresión postparto

649

La cantante canadiense, Alanis Morissette de 43 años de edad, contó a la prensa sobre su lucha por superar la depresión postparto que vivió durante sus dos embarazos, producto de su relación con su actual esposo, el rapero Suleye Treadway.

La intérprete del recordado sencillo “Thank U” (1998), confesó que pasó días muy difíciles en plena gestación de sus dos hijos, por lo cual decidió abrir su corazón y decirle al resto del mundo que su padecimiento fue real, así como les ha ocurrido a tantas otras madres que por vergüenza prefirieron callar.

“Fueron días en los que me sentía tan debilitada que apenas podía moverme. Creo que cuando era más joven imaginaba teniendo bebés junto a un increíble compañero, pero todo eso cambió, se volvió algo completamente distinto”, reveló la talentosa cantante.

Agregó que supo de ese trastorno -que le era totalmente desconocido- poco tiempo después de dar a luz a su primogénito Ever Imre, quien ya tiene seis años de edad. Dijo: “Tenía síntomas que no comprendía como dolor físico, insomnio, letargo y visiones horribles de mi familia siendo lastimada”.

Cuando observó que algo no estaba bien con ella, acudió a profesionales médicos que de acuerdo a su historia “tardaron 16 meses en diagnosticarle que padecía depresión posparto”. Más tarde, cuando supo de su segundo embarazo, esta vez de su hija Onyx en el mes de junio, manifestó que su depresión fue cuatro veces peor que la primera vez.

“No sé cómo describirlo, es muy desolador. Solía ser el Peñón de Gibraltar, proveyendo, protegiendo y maniobrando. Me hizo cuestionar todo. Me reconocía como una increíble tomadora de decisiones y una líder en la que la gente podía confiar. En ese entonces apenas si decidía qué comer en la cena“, indicó.

Para poder superar su enfermedad, se sometió a varios tratamientos médicos que eran una combinación de medicamentos, terapias homeopáticas y ejercicios físicos diarios. Usó además su sufrimiento para componer nueva música, por lo que hacía al menos un tema diario. “Debía escribir o sino podía explotar. Fueron muchas canciones en apenas tres meses. Mi mensaje a las madres es que no callen lo que sienten, porque hay un estigma sobre esta enfermedad que debe eliminarse. Siempre hay esperanza y una luz al final del túnel”, finalizó Alanis.