Cada semana nace un bebé con VIH

2202

Últimos reportes confirman que 3 de cada 10 personas padece de VIH y no posee diagnóstico. Así mismo, una vez a la semana nace en Argentina un bebé con esta enfermedad. Tales cifras colocan en alerta a las organizaciones de salud, las cuales intentan brindar auxilio a estos pacientes.

Estas cifras fueron presentadas por el Ministerio de Salud en el boletín oficial de ITS y VIH. Destaca que un 35% se entera que es portador de la enfermedad cuando  ya esta se encuentra avanzada.

Especialistas apuestan a realizar controles rigurosos en los embarazos. Muchas mujeres se enteran que contrajeron el virus con su propia pareja. Justo con su pareja oficial evitan cuidarse y al salir en estado, se corre un alto riesgo de pasar el virus al feto.

Desde el Ministerio sostienen que 5% es la tasa de transmisión del virus de madre e hijo. En el Ministerio de Salud esperan establecer estrategias para reducir estas cifras al 2%.

El director de Aids Healthcare Foundation Miguel Pedrola, indicó que es preocupante que nazca un niño a la semana con VIH.

Detección temprana marca la diferencia

“Lo trágico es que está todo disponible pero existe un núcleo duro al que no llegamos”, señaló. Advierte que existe el acceso pero no la equidad para lograr las citas.

El director de la Fundación Huésped Pedro Cahn, menciona que es importante mejorar la asistencia social.  Señala que las embarazadas deben pasar por un test de VIH en cada trimestre. De esta forma podría hacerse una detección precisa del estado de salud.

Apuesta además por la optimización del servicio de turnos y la oferta horario. Señala que esto es posible pero se requiere inversión para que la operatividad sea posible.

Menciona que una mujer puede ser tratada con antirretrovirales, así la carga del virus no iría al feto. Esto aplica también para evitar el contagio de las parejas. Explica que el sistema debe tratar la atención en núcleos, es decir controlar a la embarazada y a su pareja.

Refiere que aun falta un camino por andar, las personas con el adecuado tratamiento pueden tener una vida normal. Muchas mujeres pueden hasta ser madres, aun con la enfermedad y sin el riesgo de contagiar a sus bebés. Sostienen la importancia de crear mecanismos que beneficien a la población en la obtención de información oportuna.