G-20: Errores de comitiva argentina se volvieron rutina

94

Desde que inició la previa de la Cumbre del G-20, los errores y tropiezos de parte de la comitiva argentina se volvieron parte de la rutina y el comienzo formal del encuentro de líderes no fue la excepción.

De hecho, cumpliendo con el protocolo, el mandatario Mauricio Macri saludó a cada uno de los presidentes pero, al quedarse hablando con uno de ellos más tiempo del previsto, se produjo un hecho de dudosa prolijidad.

Asimismo, al llegar el momento de subir al escenario a saludar a Mauricio Macri, Emmanuel Macron no le dio la mano, sino que lo abrazó y ante tal gesto de cercanía, el presidente enseguida entabló una animosa conversación, con gestos y ademanes de ambos mandatarios.

El intercambio de palabras pareció extenderse más de lo que prevé el protocolo, y así quedó expuesto cuando el locutor comenzó a presentar a Enrique Peña Nieto, presidente de México. En esta ocasión el presentados tuvo que dejar la frase incompleta, al ver que el mandatario francés aún no tenía intenciones de dejar el escenario.

Vea también: G-20: ¿Cómo Se Verá Afectado El Servicio Público En La Cumbre?

Saludos con mandatarios en G-20 fue desproporcionado

Los dos líderes continuaron hablando durante segundos, si bien amagaron con despedirse y se dieron la mano, Macron se detuvo unos centímetros más lejos de Macri para continuar la conversación. Finalmente, el evento pudo seguir su curso, pero siempre con aquel incidente.

La falla técnica o falta de preparación por parte del Gobierno dejó al descubierto el enojo de Donald Trump con los audífonos de traducción, al tirarlo al piso y asegurar que entendía más escuchando el español que utilizando tal aparato.

Lo anterior se debió a que los mandatarios ofrecieron un discurso sin micrófonos, al cambiarse el cronograma, y los traductores no podían escucharlos.

Por otra parte, cuando el presidente de Francia llegó al país, el segundo líder en arribar, se encontró con un aeropuerto vacío: nadie llegó a recibirle. Una vez que él y su esposa, Bridgitte Macron ya se encontraban dispuestos a subir al vehículo que los trasladaría hasta su residencia, la vicepresidente, Gabriela Michetti, se hizo presente y lo acogió.

Finalmente la Cumbre de Líderes ya inició oficialmente y los mandatarios llevan adelante el retiro que se pautó, en donde discutirán con sus pares, sin la presencia de sus asesores. Posteriormente, tendrá lugar la foto familia y seguido, la primera sesión de discusiones, denominada “Poniendo a la gente primero”.