Gerardo Romano habla sobre el sexo después de los 50 años

Gerardo Romano habló sin tapujos sobre el sexo después de los 50 años

36

Gerardo Romano habló sobre su vida sexual, y tuvo declaraciones muy directas cuando se le pidió su apreciación sobre la performance de las mujeres según la edad. Usó expresiones pocos decorosas que despertaron cierto pudor en el estudio.

A sus 72 años, el conocido actor Gerardo Romano disfruta cada momento de su vida y uno de los aspectos fundamentales es mantener su actividad sexual a plenitud. Sobre este tema habló sin tapujos durante una entrevista que tuvo el pasado lunes 1 de noviembre en Morfi.  Se refirió a proezas sexuales con sus parejas, de varias edades, ante la conductora Zaira Nar y el panel que la acompañaba.

Empezó diciendo: “Estoy soltero, pero tengo relaciones con gente que me quiere y que quiero. Tengo cuatro o cinco mujeres que quiero mucho, con las cuales me hablo periódicamente y no tengo relaciones con todas”.

En un momento de la entrevista, Zaira Nar y Malena Guinzburg indagaron sobre las costumbres sexuales del actor con mujeres de diferentes edades. Particularmente, Malena Guinzburg preguntó a Gerardo Romano: ¿Y qué diferencia hay entre la de 55 y la de 43? A lo que Romano respondió “12 años”. Sin embargo, la conductora insistió en conocer más detalles.

Lee también: Conoce la desgarradora confesión de Aníbal Pachano

La picardía de Gerardo Romano

“Pero a la hora del sexo. ¿En la experiencia se nota? ¿En seguridades? ¿Notás diferencia?”, enfatizó Malena Guinzburg. Allí el actor dio la respuesta que acaloró a las mujeres: “Se nota la diferencia con la más grande por la menopausia, que se seca la ‘conchita'”, disparó Gerardo Romano sin pruritos.

Las entrevistadoras mostraron algo de vergüenza y Gerardo Romano se excusó: “Digamos las cosas… Yo he escuchado mujeres decir en televisión ‘me la seca’ como los hombres decimos ‘me la baja’. Si igualamos, igualemos. La misma libertad y franqueza para referirnos a nuestras partes íntimas”, dijo.

El actor finalizó la entrevista aclarando que está muy bien así y que las relaciones que menciona son estables, y no está dispuesto a renunciar a una relación de 40 años, por una nueva persona. Si alguien le interesa la incorpora a su vida, pero si se opone a que mantenga otra relación que ya tiene, probablemente cese la nueva.