Milagro Sala: Cristina Kirchner “tiene que volver” a gobernar

72

La líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, quien volvió a la característica prisión domiciliaria, aseveró que la expresidenta Cristina Kirchner “tiene que volver” a gobernar el país y que para ese objetivo cuenta con su total respaldo.

“Hablo con Cristina cada tanto, la veo fortalecida y con ganas de reconstruir esta patria. Cristina tiene que volver, voy a apoyar su candidatura”, sostuvo la dirigente. En declaraciones que ofreció a radio El Destape, la dirigente social reveló que tiene “muchas ganas de ser candidata a gobernadora” para competir contra el actual mandatario jujeño, Gerardo Morales.

De hecho, Sala lo acusa de promover una “persecución judicial” en su contra. “Gerardo Morales está apretando a la Justicia para que me condenen. La persecución judicial va a terminar cuando cambie el Gobierno”, declaró.

Vea también: Tribunal concedió el traslado de Milagro Sala a su domicilio

Juez levantó restricciones y la vigilancia a Milagro Sala

Sala fue absuelta la semana anterior por el Tribunal en lo Criminal 2 de Jujuy en la causa que se denominó como la Balacera de Azopardo, en la que se le acusó de tentativa de homicidio. Luego, el sábado, la Justicia le concedió la domiciliaria y oficiales de seguridad la trasladaron a su casa del barrio Cuyaya de la capital jujeña.

En ese sentido, la nueva situación de Sala incluye el levantamiento de las restricciones y la vigilancia por parte de Gendarmería Nacional que le había impuesto como condición el juez de instrucción Pablo Pullen Llermanos, dado que el tribunal reflexionó que el único control legal para el arresto domiciliario es la pulsera electrónica. Sin embargo, Milagro Sala denunció que el perímetro de su casa “está militarizado”.

“En la esquina de mi casa hay patrulleros, una carpa montada por la policía y alrededor de 10 efectivos de civil. Estos tipos no cumplen con nada de la resolución”, lamentó. A su vez oficiales detuvieron a Sala en enero de 2016 por encabezar un acampe frente a la Casa de Gobierno de Jujuy para reclamar una reunión con el entonces gobernador Morales, a lo que luego se sumaron otras prisiones preventivas.