Patricia Bullrich criticó a los movimientos sociales y piqueteros

35

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cargó contra los movimientos sociales que realizan manifestaciones y piquetes. Además, manifestó que esa estrategia armada lo que busca es generar el caos en la población.

Asimismo, señaló que el Gobierno “debe hacer un cambio fuerte e ir hacia una política en donde el empleo debe reemplazar inmediatamente la posibilidad de un plan social”.

Luego de unos días tensos, en la que cientos de miembros de diferentes organizaciones sociales efectuaron un acampe piquetero en la avenida 9 de julio para pedir que se legisle una norma por la emergencia alimentaria; Bullrich analizó la situación y denunció que hay una provocación hacia el Gobierno y a las fuerzas de seguridad.

“Esa estrategia está armada por todos los movimientos que uno ve en la calle todos los días. Desde que nosotros estamos en el Gobierno están provocando situaciones permanentes, todos los días, a toda hora, en todo momento. Están tratando de generar una situación de caos“.

De igual forma, señaló la pasividad en el accionar de los efectivos para evitar una mal mayor. Al respecto afirmó que prefieren el caos a que haya una situación que desate la violencia.

Vea también: Carlos Melconian afirmó que hay una relación entre política y economía

Patricia Bullrich acusó a los movimientos sociales de fomentar la pobreza

Bullrich aseveró por América TV que si el gobierno permitiese una situación grave en la 9 de julio, al otro día la violencia tomaría todo el país.

“Los movimientos sociales en la Argentina han tenido una práctica, la de mantener a la gente en una situación de profundización de las condiciones de la pobreza, de la movilización y del piquete como una manera de pensar en combatirla. La Argentina de la pobreza en un sentido amplio ha sido una práctica política muy extendida“.

Por su parte, Pato sostuvo que el Estado debe implementar cambiar la estrategia de contención con empleo y capacitación de los ciudadanos.

Así, se tiene que ir “hacia una política en donde el trabajo reemplace inmediatamente la posibilidad de un plan social  y los movimientos sociales no intervengan más”.